mayo 18, 2020 Ahots And US

La situación de incertidumbre que nos ha generado por el estado de alarma por el COVID-19, nos ha hecho plantear muchas dudas en muchos ámbitos de nuestras vidas.

Una de ellas es las dudas creadas que han surgido en las familias con progenitores separados: cómo cumplir con el estado de alarma durante el confinamiento y de qué manera llevar a cabo los turno regulados en el convenio regulador. Además de cómo afrontar el incumplimiento o la afectación que el confinamiento haya podido tener en el estado físico y mental de los hijos.

Es importante mantener una actitud de colaboración entre los progenitores, y así poder respetar siempre que las circunstancias lo permita los acuerdos alcanzados. Por lo tanto, habrá que seguir con las estancias marcadas, siempre que no sea contraproducente al derecho de salud de los hijos. Por ello, habrá que adaptarse a las normas sanitarias estipuladas; es decir, no se puede permitir que se ponga en peligro la salud de los hijos ni de las personas de su entorno realizando desplazamientos que no son necesarios. Por ello sería conveniente evitarse desplazamientos muy frecuentes o las visitas intersemanales.

En definitiva, se recomienda seguir las pautas sanitarias y llegar a consensos que puedan compensar los desequilibrios que el estado de alarma pueda generar: que las limitaciones que puedan surgir en cuanto a visitas y estancias sean compensadas con comunicación telefónica o telemática más frecuentes, y una vez finalizado el estado de alarma, realizar más estancias y visitas. Si a pesar de esto, los progenitores no llegan a un acuerdo, es positivo ayuda de los profesionales de la mediación para así, en un entorno neutral poder llegar a acuerdos beneficiosos para los hijos. 

Abrir Chat
¿Tienes dudas?
Hola!
¿Cómo podemos ayudarte?